Por qué la Antropología va a salvar tu negocio

Abdo, cofundador de Hipopotesis, aprende a emprender.Business Anthropology o Cómo la antropología ayuda a tu empresa o idea de negocio

La Antropología Aplicada, dentro de la que se enmarca Hipopotesis, trata de conocer en profundidad los problemas que enfrenta la gente por la que se interesa y además intenta aportar las soluciones más adecuadas para la misma.

Cuando desarrollamos una solución satisfactoria a los problemas que enfrenta un grupo y conseguimos además generar con ello ingresos económicos, lo que estamos haciendo es crear una empresa satisfactoria.

Porque amig@s, no nos engañemos, para crear una empresa de éxito no necesitamos grandes cantidades de dinero, ni necesitamos ocultar nuestras ideas para que nadie se entere hasta que patentemos lo impatentable, ni necesitamos la madurez de mercado a punto de caramelo, ni el in the right place at the right time; lo que se necesita es conocer perfectamente bien la gravedad de los problemas de la gente y producir las soluciones apropiadas para ellos generando un modelo de negocio como mínimo, funcional.

Antes de seguir explicando qué puede hacer la antropología por tu negocio, vamos a responder a la pregunta de qué es la antropología y qué hace un antropólogo.

Soy antropólogo = astronauta = ingeniero metafísico aeroespacial = nefrólogo marítimo espectral = hipopotomonstrosesquipedaliofóbico

Asumámoslo, casi nadie sabe qué es la Antropología Social o qué hace un antropólogo; en cambio, es más común saber qué hace un/a psicólog@, un/a abogad@, un/a arqueólog@, un/a economista o un/a médic@. ¿Por qué? ¿Qué puede hacer un/a antropólog@ por ti? Hay tantas asunciones sobre la disciplina como sobre el trabajo que realiza. ¿Estudian culturas primitivas? ¿Buscan fósiles? ¿Ayudan a esclarecer un crimen como la Dra. Temperance Brennan de Bones?

¿Por qué le cuesta tanto al público en general saber qué es y qué hace un/a antropólog@?

Quizás por la cantidad de especialidades que hay, de ramas, desde Antropología Física a Antropología Social, Lingüística o Histórica hasta Antropologías más concretas como “antropología de los conflictos”, “antropología de la educación”, “antropología médica” o “antropología visual”. Parece que nada tiene en común un campo con otro, son tan dispares que es lógico que cueste entender qué es y qué hace. Quizás, a través de los medios de comunicación se han ido expandiendo ciertas nociones sobre la disciplina que al final suelen sonarle a la gente un poco. Quizás, los puestos de trabajo que ha creado la disciplina en España difícilmente escapan al mundo académico y al funcionariado.

No encontramos la placa de un/a antropólog@ en el portal de un edificio indicando que en un 3ºB hay algún profesional esperando para que piques al timbre y te ofrezca sus servicios. ¿Dónde están? ¿Para qué sirven? ¿Cómo se contratan? ¿Los busco en caso de accidente? ¿En caso de hospitalización? ¿Para cambiar de dieta? ¿Para hacer terapia? ¿Para resolver un problema con la empresa?

Esta situación de desconocimiento generalizado ha dejado vulnerables a miles de antropólog@s que buscan su lugar en el mercado.

¿Qué es y para qué sirve la Antropología entonces?

La antropología tiene aplicaciones tan amplias precisamente porque sus métodos y sus técnicas de producción de información son tan potentes y efectivas que caben en cualquier ámbito. Para mí la antropología es una disciplina académica que ante todo te enseña a investigar: a investigar a las personas, con las personas y desde las personas a través de un método científico. Te enseña a realizar estudios sociales concretos, a conocer mucho sobre un grupo pequeño de personas con alguna cualidad en común y a situar el contexto. Te enseña a entrevistar, a observar, a participar de otros entornos, a reflexionar, a cuestionarlo todo, a extrañarte de lo común y a presentar informes que muestran los resultados de nuestras investigaciones.

Más allá de los métodos y técnicas utilizados, la antropología se adhiere a las más diversas escuelas y produce informaciones muy diferentes. Nada tendrán que ver las conclusiones que un/a antropólog@ interpretativ@ extraiga del estudio de un grupo humano que las que pueda extraer un/a antropólog@ de corte biologicista, por ejemplo. Lo bueno es que como ciencia que es, siempre está en constante revisión, interpretación, crítica, aprendizaje y adaptación.

Ahora bien, los problemas a la hora de producir información a través de la investigación son múltiples y la antropología se toma este proceso muy, muy en serio. Tanto que para mí es la ciencia a través de la cual mejor comprender cómo nos comportamos en sociedad, quiénes, cuánto, cuándo, por qué y para qué hacemos lo que hacemos. Su capacidad de trabajo inter-disciplinar es enorme y su visión de conjunto impresionante, es capaz de ver tanto lo macro como lo micro, tanto lo global como lo local –visión glocal-, desde el contexto espacio-temporal que se da en cierta situación hasta los miedos que una persona tiene a la hora de hablar sobre ciertas temáticas en ese entorno.

Conoce los problemas de la gente y ofreceles soluciones adaptadas para ellos. Antropologia y Negocios. Lean Startup. Emprender.

¿Si existen antropólogos en la guerra, no iban a existir en los negocios? -Mucha de la información expuesta en este párrafo tiene su origen en el libro Business Anthropology de Jordan, Ann T-

La antropología aplicada al mundo de los negocios surgió allá en los años 30 tanto en la universidad de Harvard como en la de Chicago, acuñada entonces como Industrial Anthropology en vez del reciente Business Anthropology, bebiendo de los estudios del Human Relations.

En los 40 se forma la primera sociedad de antropología aplicada, la SfAA que perdura hasta nuestros días. Gardner B.B., uno de los pioneros de esta disciplina termina haciéndose emprendedor y funda junto con algunos colegas Social Research Inc., una consultoría de managment de gran éxito que fue la primera fundada por antropólog@s y que además utilizara los métodos y técnicas de la antropología para analizar problemas en las organizaciones y entender el comportamiento de los consumidores.

De los 60 a los 80 la imagen de la antropología se mancilló debido a que algun@s antropólog@s estuvieron envueltos en temas de espionaje, contrainsurgencia e inteligencia ofreciendo información delicada al gobierno, lo que originó un fuerte debate en torno al código deontológico de esta profesión y muchas empresas rehusaron trabajar con antropólog@s por miedo a que cedieran información a la competencia.

Pasado el bache de reputación, los años 80 fue un resurgir absoluto, con la publicación del libro de La teoría Z en el 82 de William Ouchi se le abrió la puerta a la escuela japonesa de gestión de empresas en Norteamérica y se tomó como modelo en las más grandes corporaciones. Poco a poco surgió la Anthropology of Work y l@s antropólog@s empezaron a ser cotizad@s por sus metodologías para los estudios de internacionalización de empresas, comportamiento del consumidor y diseño de producto. Su peso comenzó a aumentar y era común que antropólog@s se incorporaran al equipo de profesorado de las escuelas de negocio.

En los 90 y los 2000 fueron pasando cada vez más al campo del diseño en compañías como Xerox, General Motors, Kodak, Motorola, Hewlett Packard, Intel, Microsoft y muchas otras tanto en EEUU como en Reino Unido, Francia y otras partes del mundo.

Hoy en día en España existe:

  • Antropología 2.0, un movimiento que cada vez va cogiendo más fuerza y que ayuda a la profesionalización de l@s antropólog@s a través de la antropología aplicada, donde se posicionan como referentes.
  • Está la gente de Caravan-Link que te ayudan a “desarrollar cualquier tipo de proyecto en el ámbito sociocultural” gracias al potencial de la antropología social.
  • También está el equipo de CactusLab que ofrece “investigación social para que tu empresa conozca mejor a sus clientes y sus necesidades”.
  • Upwelling es una empresa interdisciplinar que  ayuda “a las organizaciones a construir ecosistemas de negocio basados en la satisfacción de las necesidades y deseos de las personas”.
  • Y por supuesto, estamos nosotr@s, Hipopotesis. Claro, que fuera de España también existen muchos proyectos en el contexto del Business Anthropology, pero será en otra ocasión que comentamos algunos de ellos. 

Entonces, ¿Qué hacemos en Hipopotesis?

Como veis, el potencial es enorme. En Hipopotesis hemos trabajado duro para trasladar la potencia investigadora de esta disciplina al mundo de los negocios, enmarcándonos dentro de ese Business Anthropology o Antropología de los Negocios, que unimos con Emprendimiento Ágil o “Cómo vivir de tu idea de negocio en el siglo XXI minimizando los riesgos y encontrando un mercado de verdad” para potenciar lo que cada disciplina aporta y complementar lo que a cada una le falta mitigando sus debilidades.

Amig@, te ayudamos a que puedas vivir de tu idea de negocio. Te ayudamos a que puedas generar ingresos a través de un modelo de negocio válido y estable. Te ayudamos para que tu empresa no sea una de esas 80 de cada 100 que cierran en España el primer año. Te ayudamos para que tu empresa sea una de esas 5 de cada 100 que en 5 años sigue viva teniendo éxito, creciendo y escalando.

¿Emprender? Hipopotesis.


Aquí te dejamos con algunos de los movimientos que hoy en día existen dando a conocer el Business Anthropology en distintos formatos. Existen al menos dos grandes conferencias a nivel mundial, dos revistas de referencia –en inglés- y muchos libros que se hacen hueco en las secciones de negocios de las librerías.

Conferencias

  • En 2005 nace EPIC: Etnographic Praxis in Industry Conference, dentro del marco de la antropología del diseño y fundada por antropólogos como Ken Anderson de Intel, Tracey Lovejoy de Microsoft, Jeanette Blomberg de IBM y Christina Wasson de la Universidad de North Texas. 
  • En 2006 se inauguró la conferencia anual Consumer Cultural Theory para comprender los significados culturales del comportamiento de los consumidores.

Revistas

Libros -enlaces a Amazon.es-

4

Port Relacionados

Comments (2)

Buen artículo, me da que reflexionar sobre el uso de la antropología en un sistema que tanto se ha criticado, el de los negocios. Claro que hay negocios y negocios. Un abrazo

¡Muchas gracias por tu comentario compañero! Sí, ciertamente es y ha sido un tema un tanto espinoso dentro de la disciplina. A veces da la impresión de que sólo se han centrado en una cara del capitalismo, en la más negativa, opresora y generadora de desigualdades sociales; pero este sistema también nos permite generar nuestros propios proyectos y dar el paso necesario para co-participar en la mejor resolución de los problemas de un grupo. Efectivamente, hay negocios y negocios, en Hipopotesis hemos escrito un artículo sobre emprendimiento social inspirados por el discurso de Michael Porter. Bajo esta lógica, quien emprende con éxito es porque está resolviendo un problema real de un grupo de personas que están dispuestas a pagar por recibir la solución. Es una manera activa de contribuir a resolver problemáticas sociales, que pueden ser de más calado o más triviales, pero siempre reales e importantes para un grupo.

Y tú, ¿qué piensas?

A %d blogueros les gusta esto: