La señal GPS se ha perdido

Abdo. Cofundador de Hipopotesis.¿Cuántas veces te han dicho que tu carrera no tiene salidas? ¿Cuántas veces te han dicho que la única salida para tu carrera es la investigación académica?

Si has hecho un grado, busca un master que te interese y luego sigue con un doctorado. Esta carrera de fondo puede durar unos 10 años de tu vida, sí, has leído bien, incluso más si tienes vida social, un trabajo o te apetece estirar un poco las piernas.

Este espeso maratón es percibido por much@s como un must si es que quieren rentabilizar esos cuatro años de carrera. En España, si tu escolarización empezó a los 6 años, una vez terminado bachiller tendrás unos 18 si lo haces de manera continuada, que suponen 12 años de tu vida sentad@ en un pupitre recibiendo clases de maestr@s y profesores/as. Este largo rito de paso te introduce de lleno en la vida adulta, adquieres cierto estatus ante tus semejantes, un estatus relativo que te eleva mucho ante los que no tienen ni la ESO, un poco menos ante los que sí la tienen, y menos todavía respecto a tus iguales con menos nota. Para los que son doctorad@s serás un mindungui con ciertas posibilidades de llegar donde ellos y ahora son ellos a quien tú miras desde abajo y así todo.

No mires atrás que te mareas

Tienes 18, has superado bachiller o el ciclo formativo de grado superior y vas a comerte el mundo. Entonces decides meterte en la universidad, paraíso. Entre 3 y 6 años si coges carrerilla dependiendo el grado. ¿Quisieras ser funcionario? ¿Dedicarte a la investigación dentro del mundo académico? ¿Ser profesor universitario?… Con una esperanza de vida estimada en 82 años en España, la media de alguien que llega a ser catedrático está en 42 años, profe de universidad en 32, y acabar tu doctorado alrededor de los 29 si todo sale según lo esperado. Si te has escolarizado desde los 6 años, has afrontado una larguísima carrera de fondo de 23 años para obtener tu titulación de doctorado, enhorabuena. Mirado así, se trata de una de las carreras más largas del mundo y peor pagadas de la historia. Si queréis hacer la resta desde que la educación deja de ser obligatoria a los 16 años, hablamos de 13 años de estudio continuado para obtener un diploma tras otro -Bachiller, Grado y Máster (u otras formas de obtener los dichosos ECTS)- hasta llegar al de doctorado.

Gráfico Vida Académica

Lo que sorprende es que después de todo y a pesar de tanto diploma enmarcado, no podemos asegurar nuestra fuente de ingresos. Es probable que termines tus estudios y no tengas un trabajo “de lo tuyo”, o que desarrolles temporalmente ciertos trabajos relacionados que te servirán para currículum e ir ganando experiencia, pero no aseguran tu futuro económico. Siempre se puede opositar y con suerte aprobarlo a la primera y conseguir una plaza fija, pero también es probable que termines opositando año tras año porque te has quedado en la cola, con la de meses de estudio que supone opositar para sacar una de las notas más competitivas.

Emprender puede ser una salida a tus estudios

El mensaje que quiero transmitir con esto es que hoy en día los caminos para asegurar nuestros ingresos son largos y generalmente difíciles, a veces pasamos demasiado tiempo en uno de estos caminos por miedo a otros desconocidos que podrían sernos más favorables. Emprender es uno de esos caminos. Es arriesgado, como el resto de opciones, años, estudio y dinero, pero aquí la diferencia es que todos los errores que cometas serán parte de tu currículum, cuanto más experiencies, más errores vivirás y ampliarás tu visión, por lo que a más errores cometidos más probabilidades de éxito.

Aprovecha las oportunidades que te brinda tu comunidad autónoma y ciudad para emprender, hay decenas de centros coworking que ofrecen formación, asesoramiento, mentoring y networking, hay decenas de aceleradoras e incubadoras de empresas en las que puedes tratar de entrar y centenares de emprendedores de los que puedes aprender si escuchas sus experiencias. Minimiza el riesgo de emprender aprendiendo sobre metodologías ágiles -Lean Startup, Design Thinking…- y entiende que no estás solo.

Emprender es uno de los caminos y si se hace con cabeza el riesgo asumible es similar a otros. Puedes aprovechar las habilidades y conocimientos que la educación reglada que has recibido te ha transmitido y canalizarla para constituir tu propio proyecto. No se trata de olvidar un camino para empezar otro distinto, sino de crear conexiones entre lo que ya habéis hecho y lo que podéis hacer a partir de ahora, os daréis cuenta de que sin saberlo ya habíais avanzado la mitad del sendero.

Bienvenid@s a este mundo de conexiones, saltos, transformaciones y recanalizaciones.

 

*Artículo publicado originalmente en Antropología2.0, ¡pásate por su sitio web y descubre cómo profesionalizan la antropología!

1

Port Relacionados

Y tú, ¿qué piensas?

A %d blogueros les gusta esto: