Hipopotesis en el XIV Congreso Antropología de la FAAEE en Valencia

Este comienzo de mes de septiembre de 2017 ha sido maravilloso. Durante 4 días completos, del 5 al 8 de este mes, Valencia ha vivido uno de los eventos de Antropología Social más importantes a nivel nacional en el Campus de Tarongers de la Universidad de Valencia, en su Facultad de Ciencias Sociales. La FAAEE -Federación de Asociaciones de Antropología del Estado Español- que se constituye como tal en Alicante en 1987, reúne en su seno a todas las asociaciones de antropología de España y convoca cada tres años un fantástico congreso como el que hemos vivido. Este año ha sido organizado por la AVA, que es la Associació Valenciana d’Antropologia y que forma parte además de la junta directiva de la FAAEE; concretamente conforma la presidencia de la misma que está a cargo de Beatriz Santamarina Campos

La temática del congreso ha sido Antropologías en transformación: sentidos, compromisos y utopías y algunos de los interrogantes que se han tratado de responder en el mismo han sido: *¿En qué medida es la antropología una práctica transformativa? ¿Debe o puede contribuir a transformar el mundo? ¿Tiene sentido o genera sentido el trabajo de los/as antropólogos/as? ¿Genera la práctica antropológica nuevos sentidos transformativos? ¿Debe o puede la antropología como disciplina comprometerse con el mundo? ¿Debe o puede hacerse una praxis antropológica comprometida? ¿Es la antropología una utopía o una ideología?

La antropología social, como buena disciplina científico-académica, es revisada y se revisa constantemente a través de sus profesionales. Repiensa su ética profesional cuando se enfrenta a nuevos retos, reflexiona sobre la aplicación de su método etnográfico cuando se aplica en un contexto desconocido, debate sobre cuáles hubieran sido las técnicas más útiles para producir la mejor información situada o si un cambio de enfoque -antropología colaborativa, multisituada, virtual…- hubiera arrojado distintos resultados y experiencias. 

Desde que en Hipopotesis llegamos al congreso nos sentimos como en casa, el trato por parte de Beatriz Santamarina y Pepa García fueron insuperables y la ayuda que nos brindaron en todo momento, cuidando los detalles y a los asistentes, fueron para nota. Nos reencontramos con viejos compañeros de la carrera de antropología social de la UGR -Universidad de Granada- y con los profesores que tanto nos enseñaron de esta maravillosa disciplina. Fueron más de 600 las comunicaciones que los/las antropólogos/as de toda España y otros países ofrecieron a los asistentes; algunas de ellas en forma de simposios y otras en forma de plenarias, pero todas igual de necesarias e importantes. 

Cuando mirábamos el programa del congreso no sabíamos por donde empezar, estaba lleno de simposios, de presentaciones, de actos paralelos, de excursiones guiadas, de actividades otras, de comidas, pausas-café, cócteles y hasta de música y baile nocturno. Simplemente impresionante.

A alguien del comité científico o del comité organizador se le debió ocurrir que cerrar el congreso con la plenaria magistral de un actor que se hizo pasar por una eminencia de la antropología, debía de ser una gran idea… y lo fue. El supuesto profesor Vicent Artur Belda era tan elocuente, tenía un humor tan ácido y una mirada tan crítica con la propia práctica de la disciplina que se metió al público en el bolsillo, nadie sospechó absolutamente nada. En realidad se trataba del actor Joan Carles Roselló, un auténtico canalla que nos ha hecho reflexionar sobre el conocimiento académico, su jerga, su puesta en escena y sus contenidos. Fue un movimiento arriesgado, pero salió perfectamente. Recuerdo comentar con mis compañeros/as antropólogos/as mientras le veíamos, que era parecía un muy buen antropólogo, no sabíamos cómo era posible que todavía no lo conociéramos. 

Como ya sabéis, Hipopotesis es una Agencia de Investigación Social basada en la antropología aplicada al mercado. Formar parte de este congreso nos ha recordado lo necesaria que es nuestra labor tanto dentro de la disciplina como ahí fuera, porque a nuestro entender, para que la antropología pueda ser transformativa debe ser aplicada, debe conocer a fondo las problemáticas, pero también debe ser capaz de co-crear las soluciones más adecuadas con las personas involucradas ellas. La antropología española está más viva que nunca, e Hipopotesis a través de su interdisciplinareidad y su acción transformadora está contribuyendo a generar un cambio de mentalidad. Los/las antropólogos/as no solo pueden/deben mirar hacia la academia como futuro profesional, la sociedad nos espera, el mercado nos espera, la investigación cualitativa hace hoy más falta que nunca en un mundo que galopa sin mirar atrás. Nos ha encantado escuchar a tanta gente que se acercaba a felicitarnos por nuestra labor, por mostrarles otra salida posible a la antropología, por emprender desde esta disciplina y por mostrarles que hay esperanza, que hay otros caminos posibles y que nuestra disciplina será lo que sus profesionales decidan hacer con ella. 

Esperamos que disfrutéis el vídeo que hemos creado en el que resumimos nuestra experiencia en este congreso. De nuevo, aprovechamos la oportunidad para darle las gracias a todos/as los/las que lo han hecho posible, desde la dirección hasta el voluntariado entusiasta. Mil gracias. 

*Preguntas extraídas del libro del congreso Antropologías en transformación: sentidos, compromisos y utopías editado por Teresa Vicente, María Albert, Pilar Espeso y María José Pastor)

Y tú, ¿qué piensas?